¿Cómo puedo ahorrar un dinero extra?

Hemos visto en otros artículos, como planificar los pagos o reducir las deudas. Pero hablábamos siempre de los grandes pagos que todos sufrimos: hipoteca, coche, luz, agua, teléfonos...Pero hay un factor al que pocos prestamos atención y que puede suponer un cambio en nuestra situación financiera: los pequeños gastos.

Diariamente, gastamos dinero en cosas que no son imprescindibles para mantener nuestro nivel de vida. Por ejemplo, tomamos café en la cafetería, fumamos, compramos chicles, llamamos continuamente por el móvil, compramos la prensa, compramos agua de botella, etc.

El gasto de cantidades en principio tan pequeñas puede ser evitado: podemos tomar el café en casa, dejar de fumar (con lo que ganaremos en economía y también en salud), no masticar chicle compulsivamente (sólo a veces para refrescar la boca, por ejemplo), llamar por el móvil sólo para cosas importantes (no por tonterías), leer las noticias en las ediciones digitales de los periódicos, o evitar coger el coche hasta para ir a la esquina (podemos ir andando o en transporte público), podemos beber agua potable del grifo o tener en casa un sistema de filtrado (a medio plazo se amortiza con creces)...Todo esto hará que ahorremos mucho dinero.

El problema está en que al ser gastos individualmente tan pequeños, no les damos importancia. Vamos a ver que en definitiva, se trata de gastos grandes y que pueden ayudar a pagar otras deudas más importantes.

Hagamos un cuadro-resumen de ejemplo de los gastos diarios medios

Qué Cuánto ¿Evitable? (Sí / No)
café 3 €
tabaco 3 €
periódico 1 €
móvil 1.5 €
gasolina 3 €
agua 0.5 €
otros 2 €
Total 14 €

Aquí ya parece que las cantidades comienzan a tener más importancia. Pero vamos un poco más allá.

¿Cuánto dinero mensual y anual gastamos en esas cosas prescindibles?

Gasto mensual: 14 x 30 = 420 €
Gasto anual: 14 x 365 = 5.110 €

Se aprecia que el dinero gastado puede llegar a ser muchísimo. Incluso para una persona que tan sólo tome café fuera de casa una vez al día (1€) el ahorro de 365 € al año ya tendría que ser tenido en cuenta. Eso es, por ejemplo, una letra de uno de nuestros préstamos.

Pero vamos un poco más allá.

Ahorro que podemos obtener por dejar de gastar dinero en cosas superfluas

Este ahorro puede ser reconducido a otros pagos, o a inversiones, generando un mayor ahorro. Por ejemplo, si decidimos invertir esos 5.110 € en amortizar parte de nuestra hipoteca, obtendremos una reducción del plazo y por tanto una menor carga de intereses muy sustancial.

Por ejemplo, una hipoteca a 20 años de 100.000 €, al 5% de interés, con cuotas de 660 € mensuales, reducirá su plazo en casi dos años, lo que supondrá un gran ahorro de intereses y además un mayor beneficio fiscal por el aumento de las deducciones por adquisición de vivienda (debido al pago de esos 5.110 € extra).

¿Y si invertimos ese capital que ahorramos por dejar de gastar dinero en cosas superfluas?

Si el gasto anual en pequeñas cosas prescindibles nos parecía mucho, veamos qué pasa si lo comparamos con el valor de ese dinero en el futuro.

Inversión Plazo Rentabilidad Total a final de plazo
5.110 € 5 años 5 % 6.521,80 €
5.110 € 10 años 5 % 8.323,65 €
5.110 € 15 años 5 % 10.623,32 €
5.110 € 20 años 5 % 13.558,35 €
5.110 € 40 años 5 % 35.974,34 €

Recordemos que Co= C1 / (1+ i)^n donde:

  1. Co = valor del capital hoy (lo que queremos calcular)
  2. C1 = valor del capital en el futuro (2143.8€)
  3. I = interés nominal (5% = 0.05)
  4. n = tiempo (en años: 6 meses = 0.5 años)

Co = 2143 / (1 + 0.05) ^ 0.5 = 2092 €

Aquí se ve perfectamente que lo que parecen pequeñas cantidades sin importancia son, en realidad, magnitudes muy grandes cuando las acumulamos a lo largo de los años.

En el caso de inversión a 40 años, podemos decir que si se trata de una gran parte de la vida que nos queda, ahorraremos esos casi 36.000 € sólo dejando de gastar en cosas prescindibles.

Buscar mas información: