Cómo evitar el fraude en los programas de gestión de deudas

Los programas de gestión de deudas son generalmente bastante caros. Cuando contratas los servicios de una compañía gestión de deudas te cobran una cantidad de dinero en concepto de honorarios por encargarse de administrar y negociar tu deuda además de una cuota mensual, que depende del tipo y de la cantidad de deuda.

La compañía de gestión de deudas recoge tus ingresos mensuales, que se utilizarán para pagar a tus acreedores y los acumula en una cuenta segura por un tiempo mientras negocia con los acreedores en tu favor y acuerda la cantidad total de tu deuda. El dinero que se ha ido almacenando en la cuenta segura durante meses se utiliza, una vez que hayas acumulado la cantidad total de la deuda, para pagar a los acreedores.

Este proceso puede llevar varios años dependiendo de varios factores, como la cantidad de dinero que debas a diversos acreedores y también de tu capacidad financiera. Mientras tanto, tus acreedores pueden demandarte, ya que durante todo el tiempo que le estás ingresando dinero a la empresa gestora, los intereses, tasas por pagos atrasados y etc. siguen aumentando, por lo que continúa creciendo tu deuda. Si un acreedor te demanda hay muchas posibilidades de que acabes con una deuda aún más grande de la que tenías.

Para evitarte aún más problemas debes ser muy cuidadoso al elegir a la compañía de gestión de deudas a la que vas a contratar, ya que estas compañías normalmente no revelan claramente cómo funciona el programa del gestión de deudas antes de que firmes un contrato con ellas. Incluso una vez has contratado sus servicios, hay compañías con las que no es fácil obtener la información de cómo se están llevando a cabo las transacciones.

Buscar mas información: