¿Cómo calculo el ahorro que obtengo por amortizar parcialmente mi hipoteca? Uso de las calculadoras hipotecarias

Ya explicamos que existen una serie de herramientas y calculadoras que nos ayudan a conocer qué cantidades pagaremos por nuestras hipotecas sabiendo una serie de datos, como el importe inicial concedido, el tiempo de devolución y el tipo de interés.

Vamos a ver ahora una serie de casos en los que las calculadoras nos pueden ayudar. Para realizar los cálculos nos servimos de las calculadoras que podemos encontrar en Internet en la página de cualquier entidad bancaria.

Uso de las calculadoras hipotecarias para comparar hipotecas

Antes de decidirnos por una hipoteca, deberíamos comparar bien entre todas las opciones posibles. Con la herramienta de cálculo de cuotas mensuales, podremos saber qué hipoteca es más favorable a nuestros intereses. Sin embargo, no debemos olvidar tener en cuenta la comisión de apertura pues si varía mucho de una entidad a otra puede que la elección de la cuota más baja no siempre sea correcta.

Uso de las calculadoras hipotecarias para cambiar de entidad financiera nuestra hipoteca

Una vez hayamos comprobado con las calculadoras que las cuotas de la nueva entidad son más beneficiosas, deberemos calcular la cantidad que nos ahorramos en el total de la duración del préstamo, y restarle la cantidad por comisión de subrogación de la hipoteca. Si aún pagando ésta comisión el saldo es positivo, sería buena idea cambiar de banco nuestra hipoteca, o negociar con el actual mejores condiciones para seguir siendo cliente.

Uso de las calculadoras hipotecarias para el cálculo del ahorro por amortización parcial

Cuando adelantamos una cantidad de lo que queda por pagar en nuestra hipoteca, podemos bien reducir el plazo manteniendo las mismas cuotas, o bien reducir las cuotas mensuales manteniendo el plazo. Las calculadoras nos dirán en cuánto se acorta el plazo para una determinada cantidad amortizada (expresado en años y meses) o cuánto nos ahorraremos cada mes en las cuotas si mantenemos el plazo.

Normalmente, conviene más la primera opción, reducir el plazo manteniendo las mismas cuotas, pues se ahorra más que en la segunda, reducir las cuotas mensuales manteniendo el plazo, al estar menos tiempo la hipoteca sometida al pago de intereses.

Aquí también será importante tener en cuenta las cantidades que nos cobran por comisión de cancelación parcial.

Ejemplo del uso de las calculadoras hipotecarias para el cálculo del ahorro por amortización parcial

Veamos un ejemplo real usando la calculadora para amortizaciones parciales de una conocida entidad financiera:

Capital pendiente 33.703,54
Cuota mensual 171,09
Cuotas pendientes 429
Interés actual 5,106%

Como vemos, la hipoteca se constituyó a 40 años. El prestatario, dado que su situación financiera es buena, decide amortizar parcialmente la hipoteca con unos ahorros de 6000 € de los que dispone. Veamos las dos opciones que tiene:

1. Reducir el plazo y mantener la misma cuota

La nueva situación será:

Capital pendiente de amortizar 27.752,30
Cuota mensual 171,09 (la mantenemos igual)
Cuotas pendientes 276
Importe total a liquidar 6.032,40

(Aquí están incluidos los intereses a pagar del mes en el que estamos hasta el día de la amortización y la comisión de cancelación parcial).

Por tanto, con esos 6032,40 € conseguimos un ahorro en tiempo de pago de 153 meses, es decir, 12 años y 273 días. En esos meses hubiéramos pagado 153 x 171,09 € = 26.176.77€ (siempre que el interés no variara). Es decir, que nos ahorramos 20.176 €.

Realmente, habría que valorar esos capitales mensuales futuros a fecha de hoy, para descontar así la influencia de los tipos de interés. Los capitales se comparan siempre en el mismo momento del tiempo para que la comparación resulte correcta. Es decir, no valen igual 100 € de hoy que 100 € de dentro de 10 años. Pero para demostrar que el ahorro que nos supone una amortización parcial es atractivo, que las comisiones de cancelación no han de influir en la decisión, y que reducir plazos es mejor que reducir cuota, los cálculos son válidos.

Por último, reseñar que si bien es cierto que esos 6000 € que amortizamos van a dejar de rentar en el futuro, damos por sentado que la rentabilidad acumulada que consigamos al final será menor que los intereses que dejamos de pagar, pues como norma general, los intereses de un préstamo durante su duración son mayores que la rentabilidad de ese capital durante el mismo periodo. De no ser así, los bancos invertirían todo el dinero en lugar de prestarlo.

2. Reducir la cuota y mantener el plazo

Capital pendiente 27.752,30
Cuota mensual 140,63
Cuotas pendientes 429
Importe total a liquidar 6.081,82

(Aquí están incluidos los intereses a pagar del mes en el que estamos hasta el día de la amortización y la comisión de cancelación parcial).

En el tiempo que queda, pagaremos 429 x 140,63 € = 60330,27 €. Si no hubiéramos amortizado, acabaríamos pagando 429 x 171,09 € = 73397.61. La diferencia es de 13.067.34€

Como vemos, la comisión por amortización parcial es muy baja (sobre el 1%), y no influye demasiado en la decisión de amortizar o no. Si realmente ese dinero lo tenemos como excedente, valdrá la pena amortizar. Y demostramos con los cálculos que la mejor opción siempre que podamos mantener la actual cuota será la de reducir plazo, pues el ahorro final es muy superior al conseguido si reducimos cuota.

Buscar mas información: