Qué hacer cunado pierdes, te roban o usan tu tarjeta de forma fraudulenta

A día de hoy, prácticamente todo el mundo es titular de alguna tarjeta. Es más, cualquier persona posee varias, sin necesidad de ser un millonario.

Existen diferentes tipos de tarjetas, como las bancarias (de crédito y débito), las de establecimientos (que permiten comprar en una cadena de tiendas o negocios), y otras muchas como las telefónicas o las de acumulación de puntos.

Pero vamos a centrarnos en las que suponen un problema cuando se pierden o caen en manos ajenas: las de crédito, débito o compra en algún establecimiento, pues un mal uso de ellas por parte de los delincuentes repercutirá en cargos no deseados en nuestras cuentas.

Pérdida de tarjetas de crédito, débito o compra

El primer consejo que queremos dar es que no se lleven todas las tarjetas juntas, cosa harto difícil hoy en día. Para la mayoría de nosotros, perder una cartera es un amargo trago, pues llevamos todo tipo de tarjetas, DNI, permiso de conducir, tarjetas de los seguros y la Seguridad Social, etc.

Pero una vez consumada la pérdida, además de lamentarnos, hemos de actuar con rapidez. Será importante que tengamos las tarjetas a buen recaudo y sepamos dónde están en todo momento, pues será la única forma de darnos cuenta de su falta lo antes posible.

Lo primero que debemos hacer es llamar a los teléfonos existentes en caso de pérdida, que están disponibles 24 horas al día. Desde allí nos anularán inmediatamente las tarjetas para que no se puedan usar más. Conviene que anotemos la fecha de llamada y la hora, para tener claro cuándo se realizó la anulación para gestionar posibles reclamaciones futuras.

Robo de tarjetas de crédito, débito o compra

En caso de que tengamos constancia de que nuestras tarjetas han sido robadas (un atraco, allanamiento de la vivienda, robo en el coche, etc.), lo primero que debemos hacer, además de llamar al teléfono para que las anulen, es ir a denunciar el robo ante las autoridades. Así, la denuncia servirá de documento oficial donde constan el día y la hora del robo, datos útiles a la hora de reclamar cualquier uso indebido de las tarjetas.

Podemos tener suerte y que las tarjetas queden bloqueadas antes de ser usadas por los amigos de lo ajeno. Pero, ¿y si nos sustraen dinero o compran con ellas?

Si te han sustraído dinero o cargado compras de tus tarjetas robadas o perdidas

En los casos de robo, el cliente es responsable de lo que le sustraigan antes de la denuncia con un límite de 150 €. El resto correrá a cargo de la entidad, pero si han sacado dinero de nuestras cuentas en el cajero con nuestro PIN, la entidad no se hace responsable porque lo considera un mal uso del producto (si llevamos el PIN apuntado en algún lugar, por ejemplo).

Si la tarjeta ha sido usada para comprar en establecimientos

Si por contra la tarjeta ha sido usada para comprar en establecimientos, el usuario reclamará con la denuncia que ha efectuado, y todas las compras posteriores a la fecha de denuncia no serán su responsabilidad, puesto que se puede demostrar que el usuario no ha firmado los recibos de esas compras y que además el establecimiento no ha identificado correctamente mediante el DNI al titular de la tarjeta. Por tanto, el establecimiento será el responsable de devolver el dinero al titular de la tarjeta.

Además, cuando compremos en establecimiento se recomienda no perder la tarjeta de vista para evitar que se realicen duplicados de la banda magnética, así como guardar todos los recibos de las compras para que no se nos carguen cantidades mayores que las que aparecen en la factura.

Si la tarjeta ha sido usada para comprar en Internet

Cuando de trata de compras por Internet, el fraude es más complejo. Los establecimientos pueden estar en diversas partes del mundo, con la consiguiente dificultad de reclamar.

De todas formas, habrá que denunciar el caso ante las autoridades y anular las tarjetas para que no se usen de nuevo de forma ilegal.

Además, para prevenir malos usos de las tarjetas en la red, debemos fijarnos en que las páginas donde ponemos los datos de las tarjetas sean exclusivamente páginas seguras, es decir, páginas con certificados de seguridad. Estas páginas se distinguen porque el comienzo de la dirección ha de ser https, es decir, el comienzo normal de una página pero con una S, de seguridad o safety. Además, en la parte inferior derecha de la pantalla aparecerá el icono de un candado.

Si la tarjeta ha sido duplicada

Por último, señalar que cuando nuestras tarjetas han sido duplicadas y usadas fraudulentamente, además de denunciar el caso y anular las tarjetas, tenemos derecho a que el seguro de la entidad nos cubra los robos. De hecho, muchas tarjetas incorporan también seguros que cubren casi todas las contingencias que hemos expuesto aquí.

En resumen

Cuando perdamos las tarjetas o nos sean robadas, hemos de llamar para anularlas y denunciar tan pronto como sea posible.

Buscar mas información: